Sambussak (empanada de ternera con cebolla y perejil)

Un plato que me hace retornar a la infancia, a Nana Amina sentada en el suelo del patio árabe de la casa amasando en vísperas de las fiestas, para tenerlas en el horno al día siguiente bien temprano.

 

Es un plato de pobres por lo que el porcentaje de la cebolla y el perejil superaba el de la carne, aunque yo lo he adaptado a los gustos locales, modificando las cantidades para equilibrar su sabor.DSC_0077

Ingredientes: para 20 unidades

Para el relleno:

200 g de ternera molida.

Una cebolla picada fina.

Un diente de ajo machacado.

1/2 manojo de perejil picado fino.

Una cucharilla de granos de cilantro en polvo.

Sal , pimienta, canela en polvo, clavo molido.

3 cuchara soperas de aceite de oliva.

Para la masa:

400 g de harina flor.

80 ml de aceite.

80 ml de agua.

80 ml de leche.

Un huevo.

Sal.

Elaboración:

La masa:

Mezclar todos los líquidos con el huevo y la sal, a continuación ir añadiendo la harina poco a poco al conjunto mientras amasamos. Cuando terminamos de mezclar toda la harina tendremos una masa blanda, tapamos con un trapo húmedo y dejamos reposar en el frigorífico durante 2 horas.

El relleno:

En una sartén a fuego vivo, añadimos el aceite y sofreímos el ajo con el cilantro en polvo sin que se queme.

Añadimos la cebolla picada y seguimos salteando hasta que se dora un poco, luego añadimos la carne y seguimos salteando hasta que cambie el color de la carne.

En los últimos instantes añadimos el perejil picado y sazonamos.

Preparar las empanadillas:

Retiramos la masa del frigorífico, y siempre con la ayuda de un poco de harina seca la amasamos un poco para que sea fácil de trabajar.

Formamos una bolas de masa de tamaño de una albóndiga y extendemos con el rodillo hasta que adquiere la forma y espesor de una oblea.

Ponemos una cuchara sopera de relleno, plegamos doblando a la mitad y cerramos presionando con la ayuda de un tenedor.

Horneado:

Enharinar ligeramente la bandeja del horno y colocamos nuestras empanadillas.

Horneamos a 180º hasta que se doren.

Los sambussak se pueden comer calientes o a temperatura ambiente, acompañadas de una tabule u otra ensalada.

 

 

 

deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies